Los videos en las newsletters son la última tendencia, sin embargo agregar un video en el cuerpo del correo no es muy sencillo actualmente, pero hay algunas maneras de darle la vuelta a este problema.

3 maneras de incluir videos en las newsletters

Las formas más utilizadas para incluir videos en la newsletters son las siguientes:

1. Video embebido.

Se puede ver directamente en el correo, pero solo es compatible con algunos proveedores de correo pero por grandiosos que sean los videos directamente embebidos, solo unos pocos proveedores de correo electrónico realmente admiten estos videos.

Este método tiene un gran riesgo de que tu video no se reproduzca correctamente para una gran cantidad de destinatarios. Es cierto que es práctico, pero funciona en muy pocos casos.

2. Imagen estática enlazada.

Esta opción es una solución eficaz, pero no es tan convincente como el tener un video.

Las imágenes estáticas que enlazan a un video son probablemente las que más se utilizan. En esta solución se incluye en la newsletter una captura de pantalla de video. Esta imagen puede ser neutral o a modo de reproductor de video, puede contener un botón de play o un call to action (llamada a la acción).

Una vez tengas la imagen lo puedes enlazar, para que cuando el contacto haga clic sobre la imagen estática, se abra otra pestaña con una página en la que se reproducirá el video directamente.

La gran ventaja es que la posibilidad de que haya problemas con la visualización es mínima por lo que la gran mayoría de los clientes de correo cargan las imágenes pero se debe de tener en cuenta que la página donde se encuentre el video esté adaptada a aparatos móviles ya que muchas de las reproducciones de los videos tienen lugar en dispositivos móviles.

3. GIF animado.

Los GIFS se muestran directamente en el correo, y es compatible con la mayoría de clientes. Es bueno para captar la atención pero tiene opciones de edición limitadas.

Técnicamente son varias imágenes que se agrupan en un solo archivo, dando un efecto de video y pueden llegar a ser muy efectivos para impulsar la interacción, además son una de las pocas formas de mostrar directamente imágenes en movimiento dentro de los correos electrónicos consiguiendo enriquecer el  mensaje del correo. El inconveniente es que no pueden tener sonido pero a pesar de todo consiguen altos ratios de clics e interacción.

Ventajas de enviar newsletters con videos

  1. Generar atención.

Los videos llaman el interés de sus espectadores rápidamente. El texto es más cautivador y atractivo cuando se acompaña con un video.

De media, un usuario cede 8 segundos de su tiempo a contenido antes de decidir si le parece interesante o seguirá descendiendo en la pantalla. Imagina lo que puede pasar con las newsletters con vídeos que puedes abrir y cerrar muy fácilmente. Por norma general, un video resulta más atractivo que un texto.

2.  Más espacio.

Si decides llenar tus newsletters de texto, hay una limitación bastante clara de cuántas palabras puedes usar y no son demasiadas pero lo mismo pasa con las imágenes, no va a funcionar llenar ese email de fotos como si fuese una galería. En un video puedes hacer ambas cosas a la vez.

3. Impulsar la viralidad.

Los videos tienen principalmente un gran potencial viral, esto es, logran que el usuario quiera verlo de nuevo o compartirlo con otros.

El contenido audiovisual se extiende entre el público mucho más fácilmente por lo que las posibilidades de que alguno de tus videos llegue a mucha más gente aumentan además, no son muchos los que se atreven con las newsletters con vídeos así que aprovéchate de ese punto diferente.

¿Newsletters con videos o sin videos?

Creemos que en un futuro todos los servidores de email se adaptarán y actualizarán para que puedan visualizarse desde cualquier dispositivo ya que es cuestión de tiempo que los medios online terminen por adaptarse a las nuevas tendencias para cumplir con las exigencias del público.

 

Foto de Maxim Ilyahov en Unsplash

Leave a Reply

Responsable de los datos: Ikuspyme, S.L.U.
Finalidad: Introducir comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento expreso.
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos.