Skip to main content

¿Qué es el neuromarketing?

Es una disciplina que se centra en estudiar e intentar predecir los comportamientos de las personas ante distintos estímulos publicitarios, como pueden ser los vídeos. De esta manera se puede averiguar cómo de eficaces son las estrategias de marketing.

Permite averiguar cómo funciona el subconsciente de los consumidores en lo que respecta a la toma de decisiones. Esto supone una ventaja, ya que la mayor parte de la toma de decisiones se da mediante el subconsciente.

Por lo que su finalidad no es otra que conseguir información actualizada y detallada sobre las reacciones de los consumidores. De esta forma, se pretende mejorar el diseño de la gestión de los recursos destinados a marketing y ventas dentro de las empresas.

¿Cómo se aplica el neuromarketing en la actualidad?

El neuromarketing es la aplicación de las neurociencias al marketing, con el objetivo de conocer las preferencias de compra de los clientes y usuarios. Para averiguar el subconsciente de las personas se recurre a la ciencia estudiando, por tanto, la psyque de los usuarios.

Existen 3 tipos de neuromarketing.

  • Neuromarketing visual. Se centra en estudiar de qué forma impactan todas las piezas que forman parte de una imagen, en el consumidor. El color, la imagen, el relieve, tamaño, forma… todo influye en el consumidor para decidirse por una opción u otra. Por ejemplo, utilizar el color amarillo para poner precios nos da sensación de oferta…
  • Neuromarketing auditivo. Es una de las estrategias de marketing más potentes para cualquier negocio. Al detectar un estimulo sonoro, el cerebro recibe los impulsos necesarios para procesarlo e interpretarlo. El neuromarketing auditivo puede combinarse con el visual a través del uso de la música y los colores en técnicas de publicidad audiovisual.
  • Neuromarketing Kinestéstico. Consiste en causar reacciones a los consumidores cuando se les somete a una campaña publicitaria mediante el estimulo del olfato, el tacto y el gusto. Se apela a las emociones y sensaciones que causan estos sentidos a su cerebro. Por ejemplo, el aroma de alimentos recién hechos, el tacto extremadamente suave, una degustación en el supermercado…

Ventajas del Neuromarketing

  • Incremento de las ventas. La principal ventaja es que afecta directamente en la mejora de la conversión de los productos y servicios. Las ventas se pueden mejorar considerablemente si se emplean las adecuadas técnicas y estrategias basadas en el neuromarketing.
  • Desarrollo de productos o servicios enfocados al cliente. Con el neuromarketing, podemos desarrollar productos y servicios enfocados al cliente de acuerdo a sus necesidades específicas.
  • Fiable por su base científica. Al basarse en un método científico, se da un paso más a las investigaciones de mercado donde el consumidor puede mentir o no decir del todo la verdad. El neuromarketing se adentra en su mente y hace que los resultados sean precisos y certeros.
  • Mejora la experiencia del consumidor. El neuromarketing hace posible que la experiencia de usuario sea mucho más satisfactoria que usando otras técnicas de marketing. Saber lo que piensa, qué necesita y cómo le gusta, favorece para ofrecerle el mejor producto y servicio en función de estos condicionantes.

Cómo usar el neuromarketing en contenido audiovisual

Con los datos obtenidos es posible analizar mejor los procesos y hábitos de compra de los consumidores, con estos datos se pueden crear campañas de marketing que despierten en el consumidor las emociones y sentimientos que acaben en compra o contrato.

En el mundo audiovisual se recurre al vídeo, a las imágenes y al sonido, siendo el video el más efectivo en este caso ya que es la combinación de los tres recursos. Con él se pueden conseguir mayores resultados a la hora de despertar emociones y crear estímulos en los consumidores.

 

Foto de Milad Fakurian en Unsplash

Leave a Reply

Responsable de los datos: Ikuspyme, S.L.U.
Finalidad: Introducir comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento expreso.
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos.