Es evidente que los pequeños negocios no pueden promocionar sus productos o servicios como lo hacen las principales marcas, pero el éxito actual de los vídeos online, ya sea a través de distintas plataformas o desde las redes sociales, ha significado para las pymes una puerta abierta a las grandes audiencias. Además, más de la mitad del universo de los consumidores reconocen que buscan información en vídeo antes de decidir la contratación de un servicio o la compra de un producto. Así que, si eres un emprendedor y aún no has comenzado tu estrategia de vídeo marketing es hora de que lo hagas. En este post te proponemos 3 vídeos, los que creemos que generan un mayor impulso a los pequeños negocios.

 

1. Vídeo explicativo

El primer gran desafío, también uno de los más difíciles, de los pequeños negocios que se inician en el mundo online es conseguir visitas a su web, y lo último que se pretende es decepcionar a esos potenciales clientes. Los usuarios no deben abandonar el sitio de tu pyme sin tener en claro a qué se dedica tu empresa o qué soluciones ofrecen tus productos o servicios. Por lo tanto, un vídeo explicativo es el primero que necesitas. Este tipo de vídeo no requiere de una gran inversión. Si bien para la primera impresión siempre es bueno contar con una producción de calidad, aquí la prioridad la tiene el contenido, que debe apuntar siempre al problema que tu producto o servicio resuelve.

Un vídeo explicativo puedes hacerlo tú mismo. Comienza por crear un guion sencillo, te ayudará a optimizar el tiempo y a que el contenido sea preciso. Utiliza tomas simples, pero que muestren claramente lo que ofreces, y un lenguaje coloquial, evita siempre los términos de la jerga que sueles utilizar con colegas de tu sector. Si en un par de minutos logras explicar cómo tu empresa es capaz de facilitar o ayudar a mejorar la vida de ese cliente potencial, el objetivo estará cumplido.

 

2. Vídeo testimonial

Este tipo de vídeo es ideal para generar confianza, algo complicado de conseguir para los pequeños negocios que se inician en el mundo online. Solo necesitas la participación de algunos de tus clientes que estén satisfechos con las soluciones que les has brindado o por los resultados conseguidos con los productos que te han comprado. Selecciona aquellos que tengan el perfil de tu cliente ideal, para lograr la identificación de tu público objetivo, y entrevístalos de manera relajada para conseguir testimonios auténticos y convincentes. Deja la cámara grabando y no te preocupes porque las tomas sean largas, ya habrá tiempo para editarlas y elegir esas respuestas auténticas que den credibilidad y confianza a los que llegan a la web de tu marca. Reserva para estos vídeos testimoniales un lugar destacado de la página, desde allí ayudarán a tu audiencia a comprender mejor lo que ofrece tu empresa y a ganar confianza en ella.

 

3. Vídeo de la cultura o de la historia de la empresa

Muchas decisiones de compra se toman más por cuestiones emocionales que racionales, sobre todo en sectores donde la competencia es mucha y la diferenciación de productos o servicios cada vez menor. En este contexto, los vídeos de empresas que cuentan su historia pueden significar un gran aporte para conectar con las audiencias. Por más pequeño que sea tu negocio es posible que detrás de él haya una historia digna de contar, ya sea de su origen, de las motivaciones que contribuyeron a su creación, de los objetivos que persigue o del compromiso que asume. En cualquier caso, para narrar lo que hace que una pyme sea tan especial y aprovechar para mostrar los rostros que están detrás de ella, el vídeo es el medio ideal. Apela a las emociones de la audiencia para que la visualización del vídeo de la historia o de la cultura de tu empresa sea una experiencia positiva. Identificar a una marca con los valores y las personas que la sostienen es el inicio del camino al éxito.

 

Photo by Roman Bozhko on Unsplash

Leave a Reply