El objetivo de contar con una comunidad de marca es fidelizar clientes, que seamos su referente cuando piensen en los productos o servicios que ofrecemos. Una forma de lograrlo es hacerlos sentir parte de nuestra empresa, de nuestros logros, y que participen activamente a través de nuestros canales de comunicación.

Las comunidades están basadas en un interés común y en la identificación que generan determinados valores o patrones culturales transmitidos auténticamente. En una comunidad virtual no hay mejor manera de conectar con sus miembros que a través del vídeo, una herramienta muy eficaz a la hora de generar confianza porque nos permite ponerle rostro a nuestra marca o empresa y mostrarnos tal como somos. Una comunidad se construye a partir de la suma de interacciones, esas que llevan a convertir a tus seguidores pasivos en fans de tu marca, y para que ellas vayan en aumento aquí te contamos cómo puedes aprovechar el poder del vídeo.

3 propuestas para crear comunidad con vídeos

Vídeos educativos o explicativos

Publica vídeos educativos, instructivos o explicativos sobre distintas formas de utilizar algunos de los servicios o productos que ofreces y anima a tu audiencia a publicar otros con usos o técnicas diferentes. Por ejemplo, si vendes piezas, repuestos o accesorios para bicicletas o motos, explica y muestra cómo funcionan, cómo se hacen los recambios, cuáles son los que se adaptan mejor a determinados usos o cómo cuidarlos para que permanezcan en mejores condiciones. Con estos vídeos demostrarás a tu comunidad que tienes conocimientos y no solo asociarán tu marca con su aprendizaje, sino que también, probablemente, algunos de ellos recurrirán a ti cuando tenga alguna duda o se encuentre con un problema. Además, los vídeos explicativos incentivan a la audiencia a dar a conocer sus habilidades, sus opiniones o propuestas, generando una gran interacción en la comunidad.

Responde a tu comunidad con vídeos

Dar la cara ante los miembros de tu comunidad fortalece el vínculo y genera más confianza. Utiliza el vídeo para responder las preguntas que hagan. Ante una cámara puedes explayarte más en tu discurso, transmitir más cosas a través de diferentes gestos o expresiones, disponer de más recursos para una explicación y hacerlo en un tiempo menor que el que necesitas para crear un texto preciso y convincente. Además es una oportunidad para darte a conocer ante aquellos miembros de la comunidad, que por una cuestión de distancia o tiempo, no suelen tener posibilidades de estar presentes en eventos o de visitar tu tienda o lugar de trabajo. Una respuesta en vídeo genera un mayor impacto en tu audiencia y humaniza tu marca.

Involucra a tu comunidad en vídeos colaborativos

Si una comunidad se construye por un interés en común no es difícil embarcarla en un proyecto comunitario. Proponle a la tuya la creación de un vídeo colaborativo, ya sea para apoyar una determinada causa, para incentivar una mayor participación de los propios miembros de la comunidad o para felicitar a uno de ellos por algún logro u objetivo conseguido. Para hacerlo solo es necesario que cada uno envíe su propio vídeo con un mensaje, procurando que sea breve y sencillo pero siempre con un toque original o divertido. Ver el vídeo, como resultado de lo realizado con el trabajo y la participación de los miembros de la propia comunidad, es una experiencia reconfortante que fortalece el vínculo y crea un compromiso aún mayor.

Una comunidad fiel a tu marca te brinda información esencial de tu cliente ideal, comparte tus contenidos, consume y recomienda tus productos o servicios. Crea vídeos para responder a sus dudas, para brindarles formación y para incentivar su participación.

Leave a Reply