En un mundo tan audiovisual como el actual, en el que cada vez los vídeos son más vistos que cualquier otro formato, ¿por qué no aprovechar para mostrar tus productos y servicios a través de vídeos? 

 

El contenido audiovisual domina sobre el texto y, cuando los clientes tienen un interés de compra, lo primero que buscan es un vídeo explicativo para poder ver el producto, lo que les transmite mayor confianza.  Los vídeos son potentes captadores de atención y sintetizadores de información ya que permiten, en un corto espacio de tiempo, informar sobre características, especificaciones y otros conceptos intangibles de un modo más eficaz y atractivo que los catálogos y folletos tradicionales. El vídeo puede centrarse en diferentes procesos como el de diseño, de fabricación, de control de calidad, demostraciones de uso y características, de sus aplicaciones, testimonios de las partes implicadas en su realización, de clientes, de prescriptores…

 

Realizar vídeos de presentación de producto incrementa el tiempo de permanencia, la repetición de las visitas y generan clicks hacia el proceso de compra. También son un excelente recurso para promocionar lanzamientos y novedades mediante boletines y/o mailings a clientes. Habitualmente también se alojan en la página web. También mejora el ratio de conversión a ventas ya que al aumentar la confianza del cliente con el vídeo te toman como una empresa referente y se animan antes a comprarte a ti que a una empresa en la que no confían de la misma manera. Genera engagement, fidelización, y atrae a la audiencia a nuestro terreno. Una vez ha llegado a nosotros con un vínculo de confianza, el que hemos conseguido a través de la distribución de nuestros contenidos, necesitamos “cerrar” el círculo con ventas. Cuando el potencial cliente se encuentra predispuesto a aceptar nuestra marca es el momento de proponerle ofertas y productos.

 

Presentación de producto

 

Un buen vídeo de presentación de un producto o servicio debe:

  • Mostrar el producto: obvio pero olvidado muchas veces. Enseña bien el producto, en todos los ángulos necesarios, con todo nivel de detalle. Incluye zoom en los detalles del producto y que quede claro por qué los usuarios deberían comprarlo.
  • Tener calidad profesional: si finalmente decides mostrar tu producto mediante un vídeo debe de tener calidad. Si tiene más calidad técnica transmite una mayor seriedad, lo que se transmite en mayor confianza por parte del cliente.
  • Sser sencillo: un vídeo de producto debe ser claro y directo. Se trata de mostrar el producto lo mejor posible, como se vería en una tienda física o siendo usado. También debemos resaltar esos detalles en los que queremos que el cliente repare mayor atención. No obstante, dentro de la sencillez se puede ser creativo, pero sin olvidar siempre este fin último de mostrar el producto con claridad.

 

Tiene como objetivo:

  • Aumentar las ventas.
  • Describir las características de nuestros productos.
  • Ayudar a nuestros clientes a elegir.
  • Aclarar dudas antes de que se produzcan en la mente del consumidor.
  • Proyectar una imagen de una empresa experta para mejorar el branding.
  • Situar la empresa como referente en la mente del consumidor.
  • Mostrar productos que quizás antes no se conocían.

 

 

Otras empresas también han presentado sus productos con vídeo:

Tickloud

WIMy

 

Si quieres que te hagamos un vídeo para tu producto o necesitas más información no dudes en contactar con nosotros.

 

 

Leave a Reply